Una página web la tarjeta de visita del presente

Una página web la tarjeta de visita del presente

 

En este artículo hablaremos sobre las tarjetas de visita, de sus ventajas e inconvenientes frente a una página web. ¿Es realmente necesario tener una tarjeta de visita hoy en día? La verdad, desde ya, es que sí. Pero las tarjetas de visita han cambiado, te lo contamos aquí. Además este es un tema del que se habla muy poco. 

 

  

¿Por qué necesitamos una tarjeta de visita profesional?

Cuando presentamos un proyecto, visitamos a un cliente o simplemente hacemos networking es esencial que nos tengan a mano después de la reunión. Que nos puedan localizar de forma rápida.

Una tarjeta de visita es una importante de comunicación, esencial a la hora de realizar una venta. Cualquier comercial debería tener una siempre a mano. Es fundamental que haya comunicación entre cliente y comercial. La tarjeta de visita es el primer paso. ¿Dónde podemos conseguir tarjetas de visita? Hoy en día, gracias a la impresión digital, imprimir tarjetas de visita de forma rápida y económica resulta más fácil que nunca. Sin salir del despacho, puedes pedir tus tarjetas totalmente personalizadas y recibirlas cómodamente en pocos días. El segundo sería una página web personal o corporativa. En ella podemos tener ya toda la información necesaria para provocar la conversión de la visita en venta.

 

 

Ventajas e inconvenientes de una tarjeta de visita frente a una página web.

Tarjeta de visita

  •  Una tarjeta de visita tiene un coste mayor.
  • Se puede llevar encima en cualquier momento.
  • Es más fácil de acceder, se suele guardar en la cartera o en tarjetero.
  • Puede contener información como un teléfono o email, de forma que produce un rápido contacto.
  • Sólo se produce un único gasto, al imprimirlas.
  • Un diseño llamativo puede provocar más contactos.

 

Página web

  • Una página web es dinámica y se puede cambiar su contenido en cualquier momento.
  • En una página web podemos trabajar el posicionamiento web.
  • La difusión que se puede conseguir es lógicamente mayor que con una tarjeta de visita.
  • Gasto anual en concepto de hosting y dominio.
  • Una web puede ser perfectamente tu carta de presentación o curriculum.
    Con un dominio a tu nombre y con contenido de calidad para tu blog, como por ejemplo, contenido evergreen. Se demuestras varias cosas, entre ellas tu capacidad de llevar a cabo un proyecto web así como conocimientos tecnológicos aplicados. 

 

Ahora además es muy fácil diseñar tu propia tarjeta de visita, imprimirla y que te llegue a casa a los pocos días, además también se puede guardar para futuras impresiones.

 

Conclusión sobre las tarjetas de visita y una página web

En mi opinión son dos cosas que se complementan. A mi me interesa atraer visitas a mi página web, porque así el cliente se convence o no de trabajar conmigo. En mi web tengo información que sin duda un potencial cliente podrá valorar. Por eso en mi tarjeta de visita, no la de ahora, porque tengo que renovarla, pero si la de un futuro muy cercano. Pondría seguramente un código QR que dirija a mi web.

 

 

¿Y tú, tienes tarjetas de visita? ¿qué opinas de ellas?